El 25 de julio, se presenta, vía online, el primer montaje (work in progress) de “Cimarronas: Resistencias negras en Arica”, proyecto audiovisual, que surge desde la conversación intergeneracional de dos mujeres afrodescendientes: Yanina Ríos Quinteros y Azeneth Báez Ríos, quienes de a poco van dando forma a esta iniciativa, que cuenta con el decidido aporte y compromiso de la destacada directora de cine, Camila José Donoso. 

Juntas conforman un equipo que busca encantar a mujeres afrodescendientes ariqueñas, quienes entusiasmadas se suman a este trabajo que muestra sus historias diversas, que busca romper estereotipos en torno a las mismas, tal cual crisol de resistencias. Siendo así que, tras el arduo proceso de rodaje, lo que comenzó como un cortometraje, crece y se transforma en una película.

Contexto

Según las creadoras, la pandemia no ha mermado el trabajo de las mujeres afrodescendientes de Arica, quienes han visibilizado por años la lucha del pueblo afro desde diversos escenarios. A pesar del constante rechazo y negación de los espacios de poder y toma de decisiones, la lucha por sus derechos ha sido continua. El racismo, la pobreza y el sexismo son una pesada carga sociocultural que se mantiene desde las ancestras, por lo que su labor apunta a derribar estas barreras, y cada vez están más cerca de lograrlo.

Así lo demuestran las distintas acciones políticas, culturales, sociales y medioambientales en que están involucradas, abanderándose cada una dentro de múltiples luchas personales y colectivas que permiten incidir desde la perspectiva afrodescendiente en cada espacio sociopolítico. Las mujeres afrodescendientes en Arica se organizan en colectivas y agrupaciones de mujeres y/o afrofeministas que viven en territorios rurales y múltiples sectores de la ciudad.

Todos los 25 de julio de cada año se suman activamente a la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Afrolatinoamericana, Afrocaribeña y de la Diáspora, cuya agenda consiste en conversatorios, seminarios con invitadas nacionales e internacionales, cerrando con una gran marcha donde se proclaman sus luchas al ritmo de los tambores, pues “América Latina será negra, feminista y antirracista”.  Este año, aún en pandemia la agenda no se detendrá, debido al distanciamiento social, habrá actividades virtuales. 

Estreno

La invitación es para el 25 de julio a las 20.00 horas a través de Facebook del Centro Arte Alameda y Youtube de la Semana Nacional 25J de Agitación Antirracista.

Instancia que contará con la muestra y posterior diálogo entre sus participantes, cuyo objetivo es abrir el proceso creativo a la comunidad al cerrar con reflexiones y comentarios del que será sin duda, una histórica iniciativa que recogerá desde el cine y el activismo las experiencias de sus protagonistas, mujeres afrodescendientes de diversas edades y territorios de Arica-Chile.

Sinopsis

El cálido sol del norte nos adentra en bellos paisajes, de imponentes cerros en las quebradas, de arena y mar en la ciudad; desde estos espacios surgen las historias de mujeres afrodescendientes, cuyas vidas se entrelazan cual cintas de totoras, formando un entramado de junco firme que no se doblega ante el viento; al contrario, se torna más resistente.  El sólido tejido las mantiene fuertes a pesar de la adversidad, del sufrimiento experimentado desde las ancestras, de la negación, del racismo. Sin duda, seguirán avanzando unidas y se harán poderosas porque sus luchas serán invencibles.

Cabe destacar, que el equipo creativo agradece a: a Hijas de Azapa y Aluna Tambó en la coordinación, así como también a todas las compañeras participantes, sus colectivas y organizaciones, pues sin ellas no se podría llevar a cabo esta iniciativa (Arica Negro, Luanda, Tumba Carnaval, ONG Lumbanga, ONG Oro Negro, Tumberas Unidas y Comité Cimarrones). Igualmente, al financiamiento de esta primera etapa a la beca de investigación CLACSO con el proyecto “Entre el reconocimiento limitado, el racismo de estado y las violencias género-racializadas: redes y movilizaciones feministas afrodescendientes en Arica y en Santiago de Chile”, asimismo, la colaboración de la Subdirección de Pueblos Originarios (DEPO). Finalmente, a las redes aliadas, aportes familiares, de amigas y amigos, que a pulso han permitido llevar a cabo este sueño.