En Arica, 2 de agosto 2020
Como movimiento Belén Dice NO a la Minería, conformado por beleneñas y beleneños de los pueblos aymara y quechua, Región Arica y Parinacota, que defenderemos nuestro pueblo de la depredación y contaminación minera, arremetida extractivista amparada por el Estado de Chile que desconoce nuestras formas tradicionales de relación con la Pachamama, expresamos a la comunidad local, regional, nacional e internacional que:
 
Condenamos los actos de violencia contra el pueblo mapuche, acaecidos en la noche del 1 de agosto y madrugada de 2 de agosto 2020 difundido en redes sociales de internet, donde en pleno toque de queda, impunemente personas atacaron y quemaron diferentes recintos municipales que estaban tomados por comuneros mapuches, quienes han decidido tomar estas acciones para que el Estado de Chile solucione la situación de los presos políticos mapuche que están en huelga de hambre por más de 90 días.
 
Dichos actos de violencia contra el pueblo mapuche se desatan luego de la visita del ministro del Interior, Víctor Pérez a La Araucanía, quien, según cita la prensa nacional, señaló que: “Aprovecho esta oportunidad para instar a los alcaldes a que tomen la decisión que les corresponde por ley, que es pedir el desalojo. El hecho de que se tome una municipalidad y que se impida el trabajo de un municipio afecta profundamente a todos los habitantes de esa comuna”.
 
“En Chile no hay presos políticos. Por presos políticos entendemos a todos aquellos que están privados de libertad por sus ideas. Aquí, hay personas que lo están por resolución de los tribunales de justicia, no del gobierno (…) y nosotros vamos a respetar siempre las resoluciones de los tribunales de justicia”, agregó.
 
Declaraciones que solo ratifican la mirada racista hacia los pueblos originarios, y mapuche en específico.
 
Desde el extremo norte de Chile, solidarizamos con el pueblo nación mapuche, apoyamos sus demandas territoriales, y entendemos el dolor que significa para ellos no poder estar en sus territorios ancestrales y ver cómo privados explotan sus tierras sin respetar la relación que fundamentan el Suma Qamaña/Sumak Kawsay.
 
Nos sumamos al llamado a la libertad a los presos políticos mapuche, donde creemos que tener recluido a una autoridad como un machi, significa un gran dolor y falta de respeto a nuestras formas de vida como pueblos originarios.
 
Y finalmente hacemos un llamado a las personas, comunidades y organizaciones de pueblos originarios del Qollasuyo a solidarizar con el pueblo nación Mapuche, condenar la violencia y emplazar al gobierno de Chile a respetar los derechos de los Pueblos Originarios.
BELÉN DICE NO A LA MINERÍA