A través de una declaración pública, personas de Arica y Parinacota, solicitan apoyo para la asociación indígena Suma Q’amañataki/ Por el buen vivir, y rearticular una respuesta indígena a la tuberculosis, con una implementación de una estrategia comunitaria con pertinencia en salud, tal como se levantó el 2006.

Declaración pública:

«A las autoridades de la comuna de Arica:

La Región de Arica y Parinacota ha tenido, en las últimas décadas, las tasas más altas de tuberculosis de todo Chile. Una de las poblaciones más afectadas por esta enfermedad, debido a graves inequidades estructurales, han sido las comunidades aymara. De acuerdo con el Ministerio de Salud la región tiene una tasa bruta de 29 casos de tuberculosis por 100 mil habitantes y el 43,8 por ciento de los casos corresponde a personas indígenas (año 2020). Los estudios epidemiológicos con perspectiva sociocultural han indicado que las personas aymara tienen hasta nueve veces más riesgo de enfermar y hasta 6 veces más riesgo de morir por tuberculosis que las personas no indígenas (trienio 2007-2009).

Para responder a esta situación, personas y organizaciones aymara de la comuna de Arica se organizaron, en 2006, en la asociación indígena Suma Q’amañataki/ Por el buen vivir, para realizar acciones de atención primaria de salud en los ámbitos de prevención, apoyo en el diagnóstico y acompañamiento de las personas en tratamiento de tuberculosis. Hace una década el financiamiento del Servicio de Salud Arica, que les permitía apoyarles en los gastos de movilización, colaciones y material educativo, fue eliminado.

Toda la evidencia disponible y las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud indican que es imperativo incorporar a la sociedad civil en la respuesta a esta enfermedad. No podemos esperar que la tuberculosis deje de afectar desproporcionadamente a las comunidades Aymara de la comuna de Arica, si seguimos haciendo lo mismo. Lo anterior no es solo responsabilidad del servicio de salud, sino también del municipio que tiene a su cargo la atención primaria y, por lo tanto, la posibilidad de negociar o allegar los recursos que sean necesarios para permitir el regreso de la estrategia comunitaria indígena Suma Q’amañataki.

Las personas aymara y no indígenas firmantes de esta declaración, piden a todas las autoridades sanitarias y políticas con jurisdicción en la comuna de Arica, que asuman el compromiso de permitir al pueblo aymara ser parte de la solución a este grave problema de salud tal como establece la Ley 20.584 de Derechos y Deberes del Paciente que asegura el derecho de las personas indígenas a recibir una atención de salud con pertinencia cultural.

Esta declaración forma parte del proyecto INCIDE TB Chile que es financiado y apoyado por Stop TB Partnership, Socios en Salud y la Coalición de TB de las Américas, y cuenta con la adhesión de las siguientes personas: Ángel Bolaños, Julia Huanca, Ana Paola Quispe, Willy Morales, Silvana Gutiérrez, Justina Copa, Yamilette Tancara, Hilda Onofre, Lorena Avilés, Jacquelina Gutiérrez, Martí Alave, Francisco Olivares, Malva-marina Pedrero, Paula Sívori, Hortencia Hidalgo, Alejandra Bolaños y Leyla Noriega».