El alcalde de Arica, Gerardo Espíndola; el SEREMI de Salud de Arica y Parinacota, Leonardo Valenzuela; la directora (s) del Servicio de Salud Arica (SSA), Patricia Sanhueza, y Carolina Medalla, presidenta de la comisión de salud del Concejo Municipal, acogieron favorablemente la propuesta de rearticular respuesta indígena a la tuberculosis (TB) en la atención primaria de la comuna.

Así lo manifestaron al presidente de la asociación indígena Suma Q’amañataki, Ángel Bolaños, y a Francisco Olivares, socio en Chile de la Coalición de TB de las Américas, en una serie de reuniones que formaron parte de un proyecto de incidencia política respaldado por la Stop TB Partnership, la ONG Socios en Salud y la Coalición de TB de las Américas, que busca retomar el trabajo comunitario Aymara en la prevención, diagnóstico y acompañamiento de personas con esta enfermedad.

Fue así como la directora Sanhueza manifestó la posibilidad de realizar una reunión entre todos los incumbentes en esta materia, para poder trazar de forma concreta las vías administrativas y de financiamiento para avanzar en esta solicitud. Tanto el alcalde Espíndola como el SEREMI Valenzuela se mostraron disponibles para agendar un encuentro de este tipo.

En esa línea, la concejala Medalla, que es de profesión matrona, propuso la idea de convocar a una sesión de la comisión de salud, que ella preside, para abordar la propuesta en TB y pueblos indígenas, junto a los equipos del SSA, SEREMI de Salud, dirección de salud municipal (DISAM), la comisión de salud del Consejo Regional (CORE) de Arica y Parinacota, y los activistas de esta campaña de incidencia.

Por su parte, el SEREMI Valenzuela afirmó que, desde ya, la asociación indígena Suma Q’amañataki está invitada a sumarse a las actividades de promoción de la salud, en distintos puntos de la comuna de Arica, para iniciar, desde ya, el trabajo comunitario para la prevención de esta enfermedad cuya tasa por 100 mil habitantes es la más alta del país en las últimas décadas y que afecta desproporcionadamente a las comunidades aymara.

Hasta enero de 2023, la campaña Suma Q’amañataki mantendrá spots publicitarios y material de incidencia en radios, televisión, diarios electrónicos y redes sociales, con el fin de informar a la comunidad ariqueña sobre la situación de TB y la necesidad de contar con una atención de salud con pertinencia cultural, tal como lo establece la Ley de derechos y deberes del paciente.