Al mediodía del jueves 22 de noviembre en Arica se autoconvocaron un grupo de personas que manifestaron su apoyo al pueblo peruano ante la represión y criminalización de la protesta por parte del actual gobierno de Perú, que lleva un saldo de más de 30 muertos en el país vecino, principalmente ocurridos en la zona andina.

Es así como en el frontis del consulado peruano en Arica, con parcartas se sumaron a las diferente acciones globales expresando su repudio: a la violencia de Estado en Perú en manos de la actual mandataria Dina Boluarte, a los movimientos fascistas que buscan desestabilizar las democracias con intervencionismos en el Congreso como fue el caso peruano y a los medios de comunicación hegemónicos cómplices de los sectores políticos de la élite económica, racista y centralista.

Además las personas emplazaron al gobierno chileno a declarar su rechazo a las violaciones a los Derechos Humanos en Perú y a que organismos internacionales informen de los graves abusos que se están cometiendo contra un pueblo que solo exige el respeto a su voto.

El grupo recordó que Arica fue incorporado a Chile, después de la guerra del Salitre o Pacífico, recién en 1929, por lo que la historia común con Perú está aún viva y vigente con familias binacionales y movimiento fronterizo activo.

Finalmente el grupo denunció la gran presencia de Carabineros mientras se realizó un plantón pacífico bajo los derechos de la libertad de expresión y a la manifestación en la vía pública, enmarcado en la defensa de los Derechos Humanos, solidaridad y paradiplomacia de los pueblos.

Cabe mencionar que la policía uniformada chilena, algunos sin identificación visible, hizo control de identidad a una de las asistentes informando a la central de los datos personales de la ciudadana, sacaron fotos y grabaron al grupo donde había un niño, sin autorización de lxs participantes.