Aprender un segundo idioma, no es una tarea fácil, son horas de estudio extras, aprender otra fonética y gramática, pero las jóvenes ariqueñas Sofía Valverde y Camila Gutierrez, estaban decididas a incursionar en un nuevo idioma. Y con el apoyo de sus familias, del Instituto Chileno Británico de la Cultura y Fundación Arica Down, cumplieron una nueva meta: aprender inglés.

“¡Quiero seguir hablando inglés!” dijo Sofía junto con agradecer la oportunidad de estudiar otra lengua. En tanto, Camila, quiso reconocer al profesor que siempre tuvo la buena disposición para enseñar. “Me gustó aprender cosas nuevas y tener un gran profesor de inglés. Fue una experiencia muy bonita, una debe aprender cosas nuevas, y valorar lo que tiene”, enfatizó.

Y cómo no iba a estar orgullosa su madre, Celia Basualto, quien, junto a su hija, doblaron la mano a los prejuicios y discriminación. “Estamos súper agradecidas del Instituto que les abrió las puertas a nuestras hijas, ellas están realmente felices, porque en el colegio que estuvieron no le hicieron inglés ya que encontraron que ellas no eran capaces y prefirieron aumentarles las horas de lenguaje”, recordó.

Como tantos otros jóvenes, solo se requiere la oportunidad y apoyo de su familia. “No hay que colocarles techo”, dijo Domingo Gutiérrez, padre de Camila, al referirse a la importancia que el instituto tiene con las puertas abiertas a la inclusión.

Por su parte Joaquín Álvarez Figueroa, director académico del Instituto Chileno Británico de Cultura, agradeció que la Fundación Arica Down y las familias hayan confiado y elegido a su institución para que las jóvenes aprendan inglés.

“Hemos tenido experiencia con la inclusión por muchos años, con diferentes alumnos, pero personalmente quise tomar este pequeño desafío entre comillas, para pasar esta experiencia a mis colegas y equipo, y ponerla en práctica en el futuro con otros alumnos que quieran estudiar con nosotros. Las puertas están abiertas y los esperamos con los brazos abiertos”, concluyó, luego de entregar los diplomas que certifican que Camila y Sofía completaron el curso básico de inglés que imparten regularmente en Arica.